Terapia de Bomba de Infusión Implantable y Microdosificación

Si bien existen diversas alternativas efectivas al uso de medicinas recetadas para tratar el dolor, muchos pacientes que sufren de dolor severo o crónico dependen de medicamentos potentes (a menudo junto con otras terapias) para brindar alivio. La mayoría de los analgésicos recetados se administran por vía oral. Sin embargo, la forma más eficaz de administrar medicamentos para tratar el dolor debilitante, es mediante microdosis a través de bombas implantables.

¿Qué son las Bombas Implantables y cómo Funcionan?

Una bomba implantable es un dispositivo que un médico implanta debajo de la piel del paciente, generalmente en el área abdominal. La bomba, que se asemeja a un disco de hockey, está llena de analgésicos. Un tubo llamado catéter se extiende desde la bomba hasta el espacio espinal en la parte baja de la espalda. Una computadora dentro de la bomba está programada para administrar una dosis específica de medicamento cada hora. La mayoría de las bombas implantables contienen suficiente medicamento para durar de 3 a 4 meses. Cuando la cámara de medicación está casi vacía, el paciente regresa al médico para que vuelva a llenar el depósito de medicación. El médico lo vuelve a llenar inyectando un nuevo suministro de medicamento en un punto central debajo de la piel.

Beneficios de las Bombas Implantables para Tratar el Dolor Crónico

Una bomba implantable es la forma más eficaz y eficiente de administrar una dosis constante de medicamento a alguien que sufre de dolor extremo y crónico. Permite la administración de fármacos altamente dirigida. Cuando tomas analgésicos por vía oral, el medicamento ingresa al torrente sanguíneo y afecta a todo el cuerpo. La medicación administrada a través de una bomba se dirige hacia una parte específica de la columna para maximizar el efecto y minimizar los efectos secundarios.

Si bien las bombas implantables generalmente se reservan para “el peor de los peores” casos de dolor, se están volviendo más comunes, en parte debido a la epidemia de opioides. A diferencia de los analgésicos orales, de los que se puede abusar, las bombas implantables no se pueden manipular para administrar dosis excesivas de medicamentos. Además, debido a que la bomba administra la medicación a los nervios primarios responsables del dolor del paciente, el alivio se logra con dosis mucho más bajas.

Actualmente, la FDA aprueba tres medicamentos para su uso en bombas implantables:

  • Baclofeno para controlar la espasticidad muscular
  • Morfina para controlar el dolor
  • Prialt para controlar el dolor

Prialt: Disponible Solo en Bombas

Otro beneficio de las bombas implantables es que son la única forma en que los pacientes tienen acceso al poderoso analgésico Prialt. Prialt es una droga única derivada de un caracol marino del Pacífico Sur. Este gran caracol se arrastra por el fondo del océano y caza peces picándolos con una púa que les inyecta un veneno que los inmoviliza inmediatamente.

A fines de la década de 1970, durante un viaje de buceo los investigadores sintieron curiosidad sobre este veneno. Lo estudiaron y finalmente crearon Prialt, uno de los analgésicos más potentes y seguros del planeta. Si bien ha estado en el mercado durante unos 20 años, no es un nombre familiar porque solo se puede administrar a través de una bomba. Nunca ha habido un informe de una sobredosis de Prialt, no hay síntomas de abstinencia si el medicamento se suspende repentinamente y los usuarios no desarrollan tolerancia (por lo que pueden usar Prialt de forma indefinida).

Los únicos inconvenientes reales de Prialt son que el medicamento debe usarse con una bomba, es muy costoso (pero está cubierto por el seguro) y debe administrarse con mucho cuidado. Si se administra Prialt demasiado rápido, puede provocar alucinaciones, mareos y otros efectos secundarios. Debido a que Prialt debe administrarse lentamente hasta que se alcance la dosis adecuada, puede tardar meses en lograr los efectos completos.

Los médicos del dolor de Space City Pain Specialists usan morfina y Prialt. Con la excepción de MD Anderson, que usa Prialt para el tratamiento del cáncer, Space City Pain Specialists es el usuario de Prialt de mayor volumen en el mercado de Houston.

Space City Pain Specialists: Un Pionero en la Adopción de Microdosis

En los 20 a 30 años que se han utilizado las bombas implantables para tratar el dolor, los médicos han experimentado con otros analgésicos junto con la terapia con bombas. Estos incluyen los fármacos opioides hidromorfona, fentanilo y sufentanilo, bupivacaína y clonidina. A lo largo de los años, los médicos han experimentado con diferentes terapias combinadas para controlar el dolor.

A finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, el Dr. William Witt de la Universidad de Kentucky desarrolló un protocolo para terapias con bomba llamado microdosificación. El concepto era simplificar el tratamiento, mejorar la terapia, minimizar la tolerancia a los medicamentos y reducir un fenómeno llamado hiperalgesia. La hiperalgesia ocurre cuando los pacientes que toman opioides se vuelven menos tolerantes al dolor. Cuantos más opioides toma un paciente, más sensible al dolor se vuelve.

La microdosis prepara a los pacientes para la terapia del dolor al eliminarlos por completo de los medicamentos opioides y luego hacer que se abstengan de la terapia con opioides durante 4 a 6 semanas. Durante este tiempo, el sistema de alivio del dolor de los pacientes vuelve a la normalidad. Después de que eso ocurra, los médicos pueden introducir cantidades muy pequeñas (niveles de microdosis) de morfina en sus medulas espinales usando la bomba y así lograr un efecto dramático.

El Dr. Witt fue pionero en la microdosificación en el 2000. El procedimiento tardó en ponerse al día. En el 2008, uno de nuestros médicos especialistas en dolor de Space City Pain Specialists escuchó la conferencia del Dr. Witt sobre microdosis y comenzó a implementar el procedimiento en la práctica. Space City Pain Specialists fue el primero en implementar la microdosificación en Texas. Aproximadamente 5 años después, uno de sus médicos comenzó a dar conferencias sobre él a nivel local, lo que resultó en que el concepto fuera adoptado por las prácticas en todo Texas.