Estimulación de la Médula Espinal

Si sufres de dolor de espalda crónico o dolor de cuello, tu especialista en columna considerará la causa, la gravedad de tu dolor y luego recomendará un enfoque de tratamiento. La estimulación de la médula espinal es una terapia que tu médico podría considerar. Este tratamiento para el dolor crónico no elimina la fuente. Sin embargo, en la mayoría de los casos reduce significativamente la sensación de dolor que sientes.

¿Cómo Funciona esta técnica?

La estimulación de la médula espinal interrumpe las señales enviadas desde los nervios de la columna al cerebro. En el momento en que las señales de dolor llegan a tu cerebro y se manifiestan como dolor físico, se debilitan. En lugar de un dolor intenso, muchos pacientes sienten una sensación de hormigueo.

Las señales que interrumpen el dolor se envían desde un dispositivo que funciona con baterías, llamado estimulador de la médula espinal, que un médico del dolor implanta debajo de la piel. Un pequeño cable equipado con electrodos envía leves pulsos eléctricos a los nervios de la médula espinal. Estos pulsos interfieren con las señales de dolor que salen de la columna vertebral, lo que hace que se debiliten significativamente cuando llegan al cerebro. El paciente enciende y apaga el estimulador de la médula espinal y ajusta la configuración con una unidad de control remoto portátil.

¿Eres un Buen Candidato para la Estimulación de la Médula Espinal?

Con tantas opciones efectivas disponibles para aliviar el dolor, tu médico realizará una evaluación exhaustiva antes de determinar si la estimulación de médula espinal es adecuada para ti. Por lo general, esta terapia se prescribe para tratar a pacientes que se han sometido a una cirugía de columna, han probado otros tratamientos y continúan sufriendo de dolor crónico de espalda o cuello. Es un tratamiento con décadas de antigüedad. Estimular la médula espinal es una forma eficaz y común de tratar el dolor sin el uso de medicamentos opioides de riesgo.

Esta intervención generalmente no se recomienda para pacientes que:

  • Usen ciertos tipos de marcapasos cardíacos
  • Tengan o sean propensos a desarrollar infecciones en el área donde se implantaría el estimulador espinal
  • Sufran de depresión severa u otras condiciones psiquiátricas que puedan afectar el dolor.
  • Sufran de adicción no tratada a las drogas 
  • Sufran ciertos trastornos hemorrágicos

El Tratamiento de Neuromodulación más Común

La neuromodulación se refiere a la alteración de la actividad nerviosa mediante la entrega dirigida de un estímulo, como la estimulación eléctrica, a sitios neurológicos específicos del cuerpo. La estimulación de médula espinal es, con mucho, la terapia de neuromodulación más establecida y más utilizada. Se utilizó por primera vez para tratar el dolor crónico a fines de la década de 1960 y fue aprobada en 1989 por la FDA como un tratamiento eficaz y seguro para el dolor crónico.

El uso de terapias de neuromodulación para tratar el dolor debilitante se ha vuelto más popular en los últimos años, especialmente como alternativas a los analgésicos opioides recetados. Además, más médicos y pacientes están optando por los “períodos de prueba” del estimulador de médula espinal. Debido a que los dispositivos se implantan mediante una cirugía menor y se pueden quitar fácilmente, los pacientes tienen la opción de vivir con el dispositivo implantado durante un período de tiempo y decidir si es eficaz para reducir el dolor.