Una fractura o rotura de vértebra es peligrosa y requiere tratamiento quirúrgico. Este tipo de procedimiento se llama cifoplastia, durante el cual se inyecta una sustancia similar al cemento en la vértebra para asegurar la estabilidad y reducir los dolores. La cifoplastia dura alrededor de sesenta minutos, aunque depende del número de vértebras afectadas.

Las condiciones médicas que pueden llevar a la cifoplastia son:

  • Osteoporosis: la pérdida de calcio en los huesos podría resultar en una disminución de la fuerza en la estructura ósea, mientras que aumenta el riesgo de fractura del cuerpo vertebral. Si padeces de esta afección médica, tu médico puede sugerirte una cifoplastia para prevenir futuras fracturas óseas.
  • Cáncer: los pacientes con cáncer corren peligro de sufrir fracturas vertebrales dolorosas. La cifoplastia es una opción terapéutica segura y eficaz que alivia rápidamente el dolor, mejora la función corporal y la fuerza vertebral en pacientes con cáncer.
  • Hemangioma vertebral: la cifoplastia ofrece menos riesgos de procedimiento durante la implementación, y los expertos reconocen que este tratamiento es seguro.

Durante la cifoplastia, se administran anestésicos locales. Una vez que el área está adormecida, el cirujano inserta una aguja hueca en tu hueso. Cuando el cemento se inyecta de forma segura en el hueso, se utilizan exámenes de imágenes digitales para confirmar que está distribuido uniformemente. Si la mezcla de cemento está en su lugar, el cirujano retira el trocar o aguja hueca. Este procedimiento médico no requiere puntos de sutura en la mayoría de los casos y los pacientes generalmente pueden irse a casa después de unas horas.

Para obtener más información sobre este tratamiento preventivo y analgésico, comunícate con Space City Pain Specialist y programa tu cita hoy mismo.

Space City Pain Specialists